Conducir en tiempo revuelto

Conducir en tiempo revuelto

En el siguiente artículo te damos unos consejos sobre como conducir ante distintas condiciones climatológicas.

El tiempo está loco.

Las estaciones del año ya no son lo que eran y el tiempo está loco, tan pronto nos encontramos en agosto una ola de calor como una granizada que nos puede estropear las vacaciones. Nos lo vienen diciendo desde hace mucho tiempo, el calentamiento global está ahí y es un tema que nos preocupa a todos. Ante estos cambios de meteorologías os damos unos consejos para conducir ante distintas condiciones climatológicas.

Conducción con ola de calor

Las temperaturas elevadas hacen que la conducción sea más complicada, llegamos a tener hasta 40 grados o más y esto puede hacer que perdamos capacidades a la hora de conducir, porque por encima de los 24·C la respuesta de una persona conduciendo empieza a verse afectada, por encima de los 35·C reaccionamos un 20% más lento que si el termómetro nos marcara 25 grados.

Es importante por tanto que tengamos el coche bien climatizado y que nos hidratemos constantemente, pero no solo nosotros como conductores, también a nuestro coche, tenemos que tenemos que revisar que los niveles de aceite y líquidos refrigerantes estén en perfecto estado de nivel.

Conducción con lluvias

 

El verano es una época propicia para las tormentas, por eso es importante tener a punto las escobillas limpiaparabrisas, los frenos revisados, las luces, los neumáticos , etc… Cuando la lluvia es muy intensa es aconsejable encender también las luces antiniebla, delanteras y traseras, reducir la velocidad para evitar que el vehículo haga aquaplanning y que podamos perder el control.

Con el cambio de temperaturas bruscas es probable que se nos forme vaho en el interior, que se forma con el frío y la humedad, para evitarlo debemos poner el aire acondicionado dirigiendo la ventilación hacia el parabrisas.

Conducción con rachas de viento

Las rachas de viento son fenómenos habituales por el cambio de presión atmosférica que originan el movimiento de masas de aire ocasionando el tan molesto viento. Es importante en este caso que tengamos los neumáticos en perfecto estado ya que son los pies que nos sujetan en la carretera. 

Los vehículos a los que más afectan las ráfagas de viento laterales son los de carrocería alta, es decir, los SUV, ya que tienen una mayor superficie lateral y el centro de gravedad más elevado. En este sentido es importante tener los amortiguadores en perfecto estado, si notamos que el coche es muy sensible al viento esto puede ser un síntoma de que tenemos que revisar los amortiguadores.

Conducción con granizo

Por último y no menos importante, es el maldito granizo que reduce la adherencia del neumático a la carretera y el golpeo del granizo contra el coche puede provocar daños importantes en carrocería y cristales. Importante en este caso el llevar puesta la iluminación de cruce y mantener la distancia de seguridad. Procurar parar el vehículo en zona segura hasta que pase la tormenta.