Motor

  Todas las lunas (parabrisas, cristales laterales y luna trasera) constituyen una parte importante de la resistencia estructural de un vehículo. Una LUNA ORIGINAL VOLVO funciona como un elemento más del sistema de SEGURIDAD. Una luna mal instalada puede poner en peligro tu seguridad. Cuando sustituyes o reparas una luna en uno de nuestros Talleres Oficiales Volvo: 1. Obtienes un servicio de primera calidad, ya que trabajamos con los equipos más modernos y utilizamos piezas originales, garantizando que tu Volvo lo siga siendo por mucho tiempo. 2. Tienes las certeza de que la reparación se hace cumpliendo los máximos estándares de calidad y seguridad de la marca.

La carrocería es una parte fundamental del vehículo y tenemos que dejarla en manos seguras. Por eso, si necesitas una reparación,  tienes derecho a exigir un taller de carrocería y pintura, de la marca oficial de tu coche, a tu compañía aseguradora. Sólo así tu vehículo conservará la totalidad e integridad de sus características tras una reparación por colisión, preservando la seguridad y calidad originales de tu coche.   Los vehículos Volvo están integrados con distintos tipos de aceros y vigas de deformación cuya finalidad principal es la de minimizar al máximo las lesiones de los ocupantes del vehículo contrario en caso de colisión. El vehículo se divide en tres secciones, frontal, lateral y trasera y cada una de ellas se comporta de una manera diferente en caso de colisión.

  James Douglas Muir Leno, más conocido como Jay Leno, es el humorista satírico norteamericano, ganador de un Premio Emmy y padre del formato late night (exportado a nuestro país con Pepe Navarro, Xavier Sardá o Andreu Buenafuente como representantes) que presentó el programa The Tonight Show de la cadena NBC de forma ininterrumpida desde 1992 hasta mayo de 2009.

El Volvo P1800 fue presentado en el salón de Bruselas de 1960, sin embargo el inicio de la producción se retrasó hasta 1962, debido a la ocupación de las líneas de montaje de Volvo fabricando otras berlinas más comerciales. En un principio, se confía el montaje a la británica Jensen, que entrega 6.000 ejemplares antes de que Volvo, descontenta por los pésimos acabados, tome las riendas de la producción, a partir de 1963.  Beneficiándose de una mayor calidad, de sucesivas mejoras con los años y sobre todo de la bendición de “El Santo”, el Volvo P1800 se convierte en una estrella, un coche de culto de la década de los 60. Un papel que interpretara a la perfección,  a pesar de un precio elevado (casi el de un Jaguar E de la época) y una escasa producción que mantiene cuidadosamente la demanda. Un curioso destino