El futuro en nuestras manos

El futuro en nuestras manos

Un día precioso. En todos los sentidos. Sol y luz a raudales, mucha alegría y la sensación de expectación que a uno le transporta a esos días de excursión en la niñez. En este caso los “profes” eran (son) personas cuya principal motivación, además de darnos un día estupendo, es la de que aprendamos habilidades que pueden hacer algo tan importante como conservar la vida. La nuestra, y la de otros, familia incluida.

Vuelvo a ser el niño que miraba escaparates cuando descubro el nuevo XC60. El que fue mi primer coche (sí, me guiñó un ojo tras los cristales en Tibermotor hace ya unos años) se ha hecho mayor. En todos los sentidos. También vuelve mi niñez mientras atiendo en clase. Efectivamente, lo primero que veo proyectado es un coche dibujado por unos pequeños, allí presentes. Jesús Romera, responsable de venta a empresas de Volvo, nos habla de un precioso proyecto por el que los más chiquitines imaginan cómo será el coche perfecto del futuro. Y continúa mi viaje a la niñez con el vídeo que emociona y define claramente la clave de la relación entre Volvo y la seguridad. Una niña (claro) se pregunta por qué los coches, que son un símbolo de libertad, no siempre se fabrican pensando en la seguridad. Una sucesión de escenas conmovedoras desemboca en el compromiso 2020: en tres años no habrá ni un muerto o herido grave en un Volvo de nueva generación.

 El hermano mayor (que no Gran Hermano) Ernesto Nava, además de ser el director de la escuela de conducción del RACE y de darnos algunas buenas lecciones sobre el uso de los enormes sistemas de seguridad de toda la gama, fue el encargado de presentar a la mayor de las sonrisas del día: la de Oscar Soriano, Director General de Tibermotor, que nos conectó con espíritu positivo. De entrada quiso saludar a la representación de todos los que para él son importantes: su gente. Citó algunos de los nombres del “equipo Tiber” antes de continuar recordando que nos habíamos dado cita personas de diferentes ámbitos que seguramente podríamos conectar muy bien. El primer preocupado porque todos tengamos un día feliz tuvo pocos motivos para preocuparse: todo marchó “sobre ruedas”. En esta ocasión acudieron los invitados por el departamento de empresas de Tibermotor.

 Tras el briefing, llegó el verdadero momento de sentirnos como críos. Me vienen flashes que comparto. Derrapar en suelo resbaladizo con un S90, subir y bajar cuestas empinadísimas dejando que el XC90 se encargue de frenar mis caídas, sentir en cámara lenta cómo es dar vueltas de campana, ver un XC60 por dentro, aprenderme las curvas del Jarama sacando el máximo partido a los vehículos de alta gama Volvo, y sobre todo… el ambiente.

 A la luz de las cervezas sin alcohol de después del periplo surgieron charlas amigables y las relaciones humanas, algo que desde luego en Tibermotor saben que es lo primordial. ¡Incluso el networking! Raro será que no acabe asesorando en publicidad a varios de los amigos que tuve la suerte de conocer en este día tan especial.

Sí, disfrutamos como enanos. Con los ojos muy abiertos, y al volante. Como son los niños. Que tienen todo el futuro en sus manos.

Juanma Ortega.